miércoles, 1 de noviembre de 2017

MATEMÁTICA ES NOMBRE DE MUJER

En este libro se recrea la historia de las matemáticas desde el punto de vista de las mujeres que se atrevieron a contradecir los designios marcados para su sexo, acompañadas por los hombres que supieron entender la pasión que ellas sentían por esta ciencia. 

Ayer el oráculo desveló el secreto de mi cruel destino, el triste final que me espera por no doblegarme a las caprichosas exigencias de aquellos que se creen en posesión de la verdad. Sé que no puedo escapar ni a su ira ni al designio que los dioses me han preparado, por eso he decidido escribir unas últimas notas con la esperanza de que mis sentimientos e inquietudes perduren más allá de mi cuerpo mortal… si el pecado incluye la pasión desmesurada, debo entonces confesar mi culpa y he de dar el nombre de mis delirios: las matemáticas. Sé que sonará extraño. No sé si yo las elegí o ellas me eligieron. Solo sé que no me arrepiento de haberlas abrazado… Ese ha sido mi mayor vicio: mis ansias de saber.
A mis clases acuden nobles, magistrados y políticos deseosos de esclarecer sus mentes y, si bien he comprobado con satisfacción cómo me rodeaban ávidos de saber, también he detectado en algunos rostros la envidia de mi prestigio. No en vano ese éxito me ha procurado detractores dispuestos a derrumbar cualquier faro que no brille con sus dogmas… Algunos me acusan de elitista porque solo acepto como alumnos a los mejores de entre los que me escuchan… pero, ¿qué maestro no se siente atraído por aquellos que presentan mejores aptitudes, por los que más se benefician del fruto de sus explicaciones?... mi comportamiento no debería ser una razón para impugnar mi inteligencia ni para menospreciar mi entendimiento. No me molesto en refutarles. Me mantengo fiel a la razón, a mis propios ideales, al verdadero conocimiento…Mi doble condición de matemática y profesora me obliga a respetar la verdad y no renunciar a ella ni tan siquiera en aras de conservar mi propia vida.
Hipatia de Alejandría. Imperio Romano, año 415.